La definición de un emprendedor es un tema que apasiona a los académicos pero que a mí ha dejado de preocuparme hace tiempo. Tengo mi propia visión y la he compartido en este espacio en innumerables ocasiones, sin embargo nunca está demás retomar el tema y compartir posiciones.
Días atrás, me topé con una lectura de Chris Dixon con el que me identifiqué inmediatamente y comparto con Ustedes.
Dice Dixon: “Hay dos clases de personas en el mundo. Los que empezaron una compañía y los que no. “Empezar” no significa unirse tempranamente como uno de los trabajadores, o invertir o asesorar o ayudar. Significa empezar sin dinero, sin ayuda, sin nadie que crea en usted (excepto quizás sus amigos más cercanos y la familia), y construir una organización desde un cubículo arrendado con tarjeta de crédito y sin lugar para dormir excepto la oficina. Casi de forma invariable significa ser menospreciado por los inversionistas arrogantes que asoman con media hora de retraso, sin preparación y que en lugar de decir “no” le dan rechazos con falta de compromiso como “invertimos en compañías más grandes.” Significa mirar directamente a los ojos a los futuros empleados y convencerles de dejar la seguridad de sus empleos actuales, renunciar a todo y apostar todo por usted. Significa tener expertos en la prensa y en los blogs que nunca construyeron algo criticándole y señalando cada uno de sus errores. Significa mantenerse despierto toda la noche  preocupado sobre como conseguir efectivo y tener un permanente nudo en el estómago todo el día por el temor de decepcionar a la gente que creyó en usted y que tengan razón los que dudaron de usted.
No me importa si tuvo éxito o fracasó, si es Bill Gates o un empresario desconocido que dio todo para que funcione y que no se rindió. Lo importante es si arriesgó todo, puso su vida en un hilo, hizo compromisos con los inversionistas, empleados, clientes y amigos, e intentó —en contra de todas las fuerzas del planeta que buscan derrumbar las ideas nuevas— hacer algo nuevo”.
Yo se de que lado estoy ¿vos?

Feliz semana, feliz vida, felices emprendimientos

Marcelo Berenstein
emprendedores@emprendedoresnews.com


Notas relacionadas:

  1. Clases de cocina en Makro
  2. Clases donde registrar una marca
  3. Escuela Da Vinci: Comienzan las clases
  4. Clases de consulta “presenciales” en Second Life
  5. Nuevas clases de M.B.A. alientan un cambio social