Si bien el lema dice “Hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar”, el 42 % de los argentinos dedica más de 47 horas semanales a su trabajo, según lo muestra una encuesta realizada por el portal de empleos Trabajando.com a más de 2 mil 800 personas.

A la pregunta “¿Cuántas horas semanales dedicás al trabajo?”, solo el 17% de los encuestados respondió que le dedica 40 horas, lo que equivale a 5 jornadas semanales de ocho horas cada una. El 41% restante, respondió que pasaba entre 40 y 47 horas de la semana trabajando.

Con este ritmo laboral, lo que queda en segundo plano muchas veces es la vida personal. El 32% de los encuestados reconoció pasar más de 20 horas semanales con su grupo familiar. Mientras tanto,  el 25% de los consultados afirmó reservar entre 15 y 20 horas semanales para el contacto con sus más queridos. Hubo un 22% que respondió que sólo podía asignarles entre 10 y 15 horas; y un 16% de la muestra manifestó que únicamente compartía con sus familias menos de 10 horas por semana.

Sin embargo, una amplia mayoría eligió a sus afectos como su mayor satisfacción: el 61% de los encuestados por Trabajando.com afirmó que sus familias eran su principal fuente de bienestar. Compartir tiempo con las amistades se colocó en el segundo lugar de esta lista, con el voto del 13% de la muestra. Sólo un 8% eligió a su trabajo; mientras que el 10% de los participantes señaló que sus hobbies eran el origen de su satisfacción y el 8% restante optó por el dinero.

Una vez terminada la jornada laboral, parece que cada vez resulta más difícil desconectarse del trabajo. El 56 % de los encuestados responde llamados o mails laborales en sus fines de semana o ratos libres, porque siente que “no puede dejar de hacerlo”. El 44 % restante destacó que se abstenía de hacerlo porque ese tiempo era de ellos y de sus familias.

Molouny agrega: “El desarrollo tecnológico   fue tomando espacios que antes eran personales. Hoy en día, con el auge de Internet y de la telefonía inteligente, nadie parece quedar exento de sus responsabilidades aún en sus tiempos libres”.La balanza se inclina hacia el lado contrario cuando se trata de separar la familia del trabajo. El 54% de los que participaron de la encuesta, afirmó que no resuelve asuntos familiares en su horario laboral.

Resulta llamativo que, aún cumpliendo horarios laborales más extensos,  la mayoría  los consultados se abstienen de llevar sus asuntos personales a su lugar de trabajo.


Notas relacionadas:

  1. Familia, trabajo y ecología: todo en la misma bolsa
  2. Sondeo de opinión: Los argentinos y el trabajo
  3. A la mayoría de los argentinos no le gusta su trabajo
  4. Casi el 50% de los trabajadores argentinos trabaja hasta tarde o se lleva trabajo a casa
  5. I Congreso Latinoamericano de la Familia