Como cualquier ser humano, a diario nos exponemos a cometer diferentes tipos de errores, al estar ocupando una posición de liderazgo estos errores toman mayor relevancia pues al jugar ese rol nos exponemos a juicios que pueden ser más severos y que pueden llegar a afectar a todo un equipo de trabajo. Es importante saber manejar los errores, sobre todo aquellos que no se encuentran totalmente bajo nuestro control y evitar en lo posible aquellos que están en nuestras manos pero que muchas veces ni siquiera sabemos que los estamos cometiendo.

Existen errores que son muy comunes entre los malos líderes o aquellos líderes que van comenzando, por eso, a continuación enlistamos una serie de 7 errores comunes de liderazgo que no debemos cometer:

1. No aceptar los errores. Como dijimos en un principio, todos estamos propensos a cometer errores, somos seres humanos, el tener el papel de líder no te exenta de cometerlos y aunque a veces cometemos errores de los cuales su magnitud puede comprometer la viabilidad de un proyecto, es necesario que los reconozcamos. Al reconocer tú error estas proyectando una imagen de autoconfianza pero a la vez de humildad.

Aceptar nuestros errores nos ayudará a enfocar nuestra mente y energía en encontrar una solución para dicho problema, en lugar de estar ocupándolas perdiendo el tiempo en inventar una excusa o tratar de disfrazar nuestra falla.

2. Falta de capacitación. Desgraciadamente para unos o afortunadamente para otros, los negocios ya no son como hace 10 o 20 años, el mundo cambiante en el que nos desenvolvemos nos obliga a estar constantemente aprendiendo las nuevas tendencias de liderazgo, aquel que se queda rezagado con los estilos de liderazgo de hace años seguramente está perdiendo la oportunidad de explotar al máximo el talento de los integrantes de su equipo.

Debemos fortalecer aquellas debilidades que frenan no solo nuestro desempeño, sino también el de nuestro equipo y mantenernos capacitados en las nuevas tendencias pues las personas, los negocios y los clientes constantemente van evolucionando conforme a los tiempos que vivimos.

3. Responder rápido ante un problema. Existen ocasiones en lo que cometemos errores tan graves que quisiéramos desaparecer de la faz de la tierra, pero el error ya esta cometido y aunque quisiéramos no lo podemos revertir, lo que nos queda después de cometer el error, además de aceptarlo, es pensar rápido para encontrar la mejor solución. No es recomendable actuar instintivamente pues fuera de solucionar nuestro error lo podemos hacer más grande, pero si es necesario pensar y actuar rápido.

Por más grande que sea un problema, debemos encontrar la solución y es en estos momentos donde la presión es un factor que debemos dominar.

4. Arrogancia. La arrogancia va muy de la mano con el egocentrismo, es ese sentimiento de superioridad, es claro que al ser líder de un equipo de trabajo nos encontramos en una posición prestigiosa pero eso no quiere decir que seamos mejores que las personas que colaboran en nuestro equipo. En todo momento debemos tratar a la gente como iguales y permitirles expresar sus preocupaciones.

Un líder arrogante siempre generará un malestar innecesario a sus colaboradores.

5. Mala comunicación. Los proyectos exitosos dependen del trabajo de cada uno de los integrantes, es necesario que la comunicación sea fluida entre cada uno de ellos, se deben eliminar cualquier tipo de barreras que impidan la comunicación y el líder debe encontrar los canales más adecuado para dirigirse a cada uno de sus colaboradores.

Quizá para un líder la mejor forma para informar sobre los avances del proyecto es a través de una junta de trabajo, sin embargo los colaboradores prefieren simplemente un mail informando del avance y las fechas de los próximos entregables.

6. No dar la cara por tu equipo. El líder es el representante de un grupo de personas, en las buenas y en las malas. Cuando recibimos una felicitación por lo bien que avanza el proyecto, es preciso recordar que la felicitación es extensiva a cada uno de los miembros de nuestro equipo de trabajo. Lo mismo ocurre cuando uno de los miembros del equipo falla y es necesario responder por él.

Cuando existe un problema dentro del proyecto, el cliente no quiere saber si es culpa de uno de nuestros colaboradores, quiere la solución al problema y como líderes debemos encontrarla, sin tratar de señalar culpables.

7. Miedo a ser opacado. Uno de los principales objetivos que todo buen líder debe tener es: el formar nuevos líderes. No podemos tener miedo a que alguno de nuestros colaboradores sobresalga más que nosotros, de ser así siempre desearemos rodearnos de personas de bajo perfil. Nos debemos rodear de los mejores y eso significa tener colaboradores que son más talentosos que nosotros.

Si alguno de ustedes se vio así mismo cometiendo alguno de estos 7 errores no se alarme, todos estamos propensos a cometerlos, lo importante es reconocerlo y estar dispuesto a mejorar su estilo de liderazgo.

por Omar García: co-fundador de RONIN-Educación, un proyecto en México que busca acercar la educación tecnológica a niños y jóvenes a través de cursos de Robótica y Programación.
fuente: Proyectum


Notas relacionadas:

  1. Los errores más comunes
  2. Los 10 errores más comunes de los emprendedores
  3. Los 5 errores más comunes en RRHH 2.0
  4. Los 10 errores más comunes del emprendedor
  5. Los 10 errores más comunes de los emprendedores