-¿Cómo desarrolla un jefe un estilo de liderazgo efectivo?
-En cualquier grupo, cada individuo contribuye al nivel global de inteligencia emocional, pero el líder domina de modo especial. Él ayuda a crear la "realidad emocional" del colectivo, la sensación que se tiene al formar parte del equipo. Uno de los errores más comunes es ignorar las emociones colectivas y las reglas del juego que rigen su proceder. Esto genera desconfianza, daña la identidad del grupo e inhibe su efectividad. El líder estimula los buenos sentimientos de los que lidera. Si falla en esta labor, ninguna otra cosa que haga –crear estrategia o movilizar equipos para que actúen– funcionará. Los mejores líderes hacen esto mediante la resonancia, una reserva de energía positiva que inspira pasión y motiva a las personas para rendir al máximo. Los líderes eficaces persiguen su objetivo final motivando, guiando, inspirando, escuchando y persuadiendo. Demuestran fortaleza en al menos una competencia de cada una de las cuatro áreas fundamentales de la inteligencia emocional (conciencia de uno mismo, autocontrol, conciencia social y destreza social). Dicho esto, considero que la conciencia de uno mismo, el autocontrol y la empatía son claves.

-¿Existen líderes carentes de inteligencia emocional?
-La inteligencia emocional representa entre el ochenta y cinco y el noventa por ciento de lo que separa a los líderes más eficaces de sus homólogos. Pero, permítame pedirle que haga un ejercicio y piense en dos personas en concreto: en un líder con el que le haya gustado trabajar y que sacaba lo mejor de usted. Si esa persona asumiera la responsabilidad de una organización, intentaría trabajar de nuevo con ella; piense ahora en uno del que creyera que sólo ocupaba espacio, que despilfarraba sus recursos personales y los de su organización. Le hubiera gustado enviarlo a la competencia o pediría un traslado. Mientras recuerda a estas personas, describa su comportamiento. ¿Cómo actuaban? ¿Cómo le hacían sentir? Compare y contraste estas dos listas. Las diferencias no son muy sutiles. Además, es probable que las características del comportamiento del líder mejor (no del ineficaz) sean componentes o resultados de competencias de la inteligencia emocional.

-¿Puede un ejecutivo mejorar su inteligencia emocional?
-Las competencias que integran la inteligencia emocional se basan en aspectos biológicos –como el neurológico y el hormonal– y en psicológicos y de conducta, como los impulsos y rasgos inconscientes. Una persona puede nacer con una predisposición a demostrar estas capacidades. Existen pruebas del impacto de los cuidados prenatales (la nutrición de una madre durante el embarazo), y de experiencias muy tempranas (los primeros seis meses del bebé), en el desarrollo de la predisposición para utilizar estas capacidades. Los adultos que quieren desarrollar estas competencias pueden hacerlo con éxito, si bien considero que es necesario contar con un experto o un programa de formación, aunque la mayoría están orientados al área del cerebro pensante, donde se adquieren las habilidades técnicas y las capacidades puramente cognitivas. El liderazgo afecta a la inteligencia emocional, y la parte emocional del cerebro aprende con más lentitud. Dominar una nueva habilidad requiere más que un seminario o un manual de instrucciones. Exige repetición y práctica. La buena noticia es que si el liderazgo se genera siguiendo los principios básicos adecuados, las mejoras pueden durar. Eso requiere motivación, un esfuerzo deliberado a largo plazo y compromiso emocional.

-¿Aprende un líder de lo que ha visto en otro? Quizá se nazca siendo líder…
-Naturalmente, un líder ha aprendido de otros. Puede parecer que los líderes "nacen" porque adquieren sus puntos fuertes de liderazgo de una forma tácita. Pero no nacen sabiendo cómo dirigir un equipo o cómo desarrollar los puntos fuertes en los demás. Aprenden a hacerlo. Los grandes líderes se hacen según van adquiriendo las competencias que los hacen tan eficaces. La inteligencia emocional no es innata, sino que se adquiere y hace posible trazar un camino probado científicamente a través del cual los individuos pueden aprender a liderar de una manera más eficaz en cualquier etapa de su carrera.

-¿Cómo se descubre el talento?
-La experiencia es el mejor maestro para descubrir nuestro talento pero ésta no siempre se traduce en aprendizaje; si así fuera, no cometeríamos nunca un error por segunda vez y todos los que superamos los 40 seríamos sabios. Tras quince años de estudios longitudinales, hemos descubierto que los adultos pueden desarrollar de un modo significativo su inteligencia emocional y su coeficiente intelectual si quieren hacerlo. La mala noticia es que nuestras prácticas educativas no están concebidas de una forma que produzcan un cambio sostenido en el comportamiento.

Un experto en inteligencia emocional
Ingeniero aeronáutico por el MIT, doctor en Psicología, emprendedor, profesor y autor de varias obras, este experto en liderazgo ha demostrado que la inteligencia emocional puede marcar grandes diferencias en el lugar de trabajo.
Las investigaciones de Richard Boyatzis sobre el comportamiento humano han revolucionado la formación de los directivos. Su obra ha tenido un enorme impacto en la gestión de los recursos humanos en todo el mundo contribuyendo a crear toda una nueva industria de consultores, investigadores, académicos y coaches ejecutivos. Ha escrito más de cien artículos sobre la motivación, las competencias y el liderazgo. Su libro, El líder resonante crea más: el poder de la inteligencia emocional, escrito junto a Daniel Goleman y Annie McKee, se ha traducido a veintiséis idiomas. En él se desvelan pruebas científicas que demuestas que las competencias emocionales de un líder tienen un enorme impacto sobre la efectividad y los resultados de una organización. Profesor visitante de Esade, dirige el departamento de Conducta Organizativa de la Weatherhead School of Management de la Case Western Reserve University.
Asegura que las competencias emocionales son una forma de obtener el éxito en cualquier trabajo. Goleman, autor de Inteligencia emocional, asegura que Boyatzis ha sido una influencia fundamental en su trabajo. Su próximo libro con Mckee, que se publicará este verano, es una continuación del primero sobre cómo convertirse en un líder resonante. Boyatzis describe su trabajo como una exploración de "cómo y por qué la gente cambia. Es una forma de pensar sobre el talento, cómo eres y qué quieres hacer con él. Mi esperanza es redescubrir el poder del espíritu humano". 

* Richard Boyatzis. Catedrático en conducta de las organizaciones (Facultad de Administración de la Case Western Reserve University) – Coautor junto a Daniel Goleman y Annie McKee de El líder resonante crea más, ed.Plaza & Janés
Fuente: ExpansiónyEmpleo.com


Notas relacionadas:

  1. ¿Quién motiva al motivador?
  2. Guía Laboral presenta su nueva división “Hostelería”
  3. Guía de Restaurantes de Buenos Aires Edición 2011/2012, de Fernando Vidal Buzzi
  4. 10 pasos para la selección de software, una guía rápida para pequeñas y medianas empresas
  5. El autoconocimiento del líder