HUMOR: El cura, la monjita y las oportunidades

Un sacerdote le ofrece acercar en su auto a una monja que hacía dedo.

La monja al sentarse cruza las piernas y se le ve la pierna. El sacerdote casi tiene un accidente. Luego de controlar el auto, mueve su mano por la pierna de la monja.

La hermana le dice:

- “¡Padre,  recuerde el salmo Lucas 14:10!”

El sacerdote saca la mano, pero luego de unos minutos vuelve y pone su mano en la pierna de la monja, una vez mas la monja dice

- “Padre, recuerde el salmo Lucas 14:10“.

El cura se disculpa y le dice

“Perdone hermana es que la carne es débil”.

Al Más >

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin votos aún)
Loading ... Loading ...