De hecho, los expertos reportan que los equipos de hoy utilizan más del 25% de su tiempo tratando de resolver conflictos. La disputa puede ser marcada por malos temperamentos y debates intensos. O por comentarios fríos y distantes. Sin embargo, el conflicto se manifiesta y el peligro es que esto sacudirá y desviará el trabajo presente.

Aquí le presentamos algunas de las mejores prácticas para ayudarle a usted y a su equipo a manejar las disputas cuando se presenten.

No ignore el conflicto.
Algunas personas piensan que un desacuerdo desaparecerá si pretende que no existe. La realidad es que el conflicto existe y estalla cuando usted lo ignora. No evada el problema. Trate la situación tan pronto como le sea posible.

Clarifique el conflicto.
Enfóquese en la definición del área del desacuerdo. Sea específico. Ajústese a los hechos, no a las emociones. Proporcione a todos los miembros del equipo la oportunidad de presentar sus opiniones. Permita el tiempo suficiente para que las personas se expresen completamente. Pida a los miembros que mantengan la discusión a nivel conversación, no de confrontación. No permita que ninguno domine la sesión.

No haga del conflicto una pregunta de correcto o incorrecto.
Es raro que una disputa en el trabajo se limite a un asunto de correcto o incorrecto, blanco o negro. Hay muchas maneras de hacer un trabajo. Así que no permita que los sentimientos personales distorsionen sus reacciones a las opiniones de otros.

Escuche cuidadosamente.
Esté abierto a lo que digan los miembros de su equipo. El comportamiento defensivo no es apropiado, es, incluso, contraproducente. Escuche a los demás sin prejuzgar. Si no está seguro de entender la posición de alguien, haga preguntas.

Busque áreas de acuerdo.
Después que todos hayan tenido la posibilidad de hablar, señale lo positivo, los puntos de vista en los cuáles las personas concuerdan. Construya sobre éstas áreas para que el equipo pueda avanzar.

Explore todas las opciones prácticas.
Use las discusiones como una manera de generar ideas nuevas y creativas. Sea constructivo: busque soluciones que produzcan resultados ganar-ganar para todo el equipo.

No fuerce una solución.
El punto de resolución de un conflicto es lograr un consenso. Este proceso, usualmente lleva su tiempo. No se preocupe si su equipo no llega a una decisión final en la reunión inicial. Pero definitivamente deberán decidir cuál es el próximo paso a seguir. Continúe tratando de resolver diferencias y avanzar.

El conflicto es una situación productiva cuando se maneja profesionalmente. Los Importantes resultados pueden incluir:

Mejores Relaciones Interpersonales
Mejores Habilidades de Comunicación
Efectiva Toma de Decisiones
Elevada Motivación
Incremento de la Creatividad
Aumento de la cohesión del Equipo
Maneras de impulsar el trabajo en equipo

Es más fácil tener un alto desempeño cuando todos en su equipo toman la responsabilidad de trabajar juntos. A continuación tiene seis maneras que pueden ayudarle a maximizar el desempeño de su equipo:

Confiera poder cuando sea posible
Delegue cuando sea adecuado
Enseñe cuando falte conocimiento
Desempeñe su rol cuando sea necesario
Proporcione dirección cuando sea solicitada
Quédese afuera cuando usted no sea necesario

Daniela de León. Directora de Dale Carnegie. Delegada del Comité de Calidad de Carnegie University desde Mexico hasta Argentina. Desarrollo y formación de Trainers para Argentina y Latinoamérica. Cuenta con un Posgrado en Recursos Humanos (Lincoln University). Miembro del Comité Ejecutivo de AEDIN (Asociación en Defensa del Infante Neurológico) Cerebral Palsy


Notas relacionadas:

  1. Cómo resolver problemas: Entrada, proceso y salida
  2. No es posible resolver los problemas de hoy con las soluciones de ayer
  3. La “Gente”: Trabajo en Equipo y Asociatividad
  4. Como arreglar los problemas económicos
  5. Cómo enfrentar problemas en la atención al cliente