¿Cómo hacer una capacitación en creatividad?


Hoy quisiera advertir algunos de los puntos débiles que ocurren en las empresas cuando se emprenden acciones de capacitación en creatividad: la “ disonancia cognoscitiva”.

Cuando se emprenden acciones de capacitación en creatividad con cualquier tipo de modalidad suelen ocurrir, con una frecuencia regular, situaciones como las que describo a continuación.

El personal se muestra receptivo, abierto, generador de nuestras propuestas. Un espacio de optimismo y apertura se produce en la gente. Como nunca florecen las nuevas ideas, como nunca se siente un flujo de producción intelectual.

Supongamos que la capacitación fue un workshop de dos días.

Finalizada la experiencia, evaluada a todas luces como sobresaliente, llega el momento de la verdad: la vuelta al día a día.

El día a día de formularios, esquemas, rutinas, memorandos. Se produce un contraste entre el nuevo clima de creatividad (¡al servicio de la empresa!) y los años y años de tradición esquematizada.

Una de las dos formas no puede sobrevivir. Existe una disonancia total entre lo nuevo y lo viejo. Existe lo que los psicólogos han definido con gran exactitud como “disonancia cognoscitiva”.

Y, aunque a todas luces luzca como una mejor alternativa, suelen triunfar las tradiciones y las iniciativas quedan en un hermoso recuerdo y buenas intenciones.

El asentamiento en las costumbres primitivas se vuelve aún más fuerte.

Pareciera que estuviese desaconsejando las prácticas de capacitación en creatividad. ¿ Es que voy en contra de mi propio negocio?

Pues no, solo que es mi deber alertar de determinadas estereotipias.

La solución radica en sostener con distintas acciones en el tiempo la disposición de la empresa de tener entre sus individuos gente con capacidad para elaborar nuevas ideas y llevarlas a la práctica.

Unos consejos, sintetizados en extremo, serían:
a) Poder aplicar en la empresa rápidamente ideas generadas en el workshop.
b) Apoyar intrapreneurs.
c) Ofrecer capacitaciones a intervalos regulares ( los aportes con determinada regularidad afianzan los nuevos caracteres).
d) Enviar señales claras de apoyo a las nuevas ideas.
e) Estimular la aparición de “campeones” para que las ideas no mueran.
f) Sostener desde el discurso, desde la misión y la visión una actitud preactiva hacia la creatividad, pero fundamentalmente sostenerla desde los hechos.

No fue nada fácil para 3M crear una cultura empresarial que aliente personas alineadas con pasión hacia la creatividad.

Lo mismo puede decirse de Google, Sony y decenas más.

El aliento y sostén deben ser continuos. Una vez instalado ese anhelo de innovar y de ser siempre diferentes se transforma en una huella corporativa muy difícil de borrar.

Una verdadera capacitación en creatividad debe superar los conocimientos adquiridos, los blasones académicos, los prejuicios intelectuales de las personas hasta llegar a su más profunda inocencia. A un estado donde las preguntas son más importantes que las respuestas.

De esta manera, las nuevas respuestas, vendrán por sí solas.

¿ Sufrieron alguna vez de disonancia cognoscitiva en algún tipo de capacitación en su empresa?.

Disponen de algunas herramientas para evitarla. Confíen en ellas.

• Prof. Germán Castaños. Creativo. Consultor en creatividad. www.ideavip.com.ar.
Para
diseño creativo de productos o servicios, acciones de marketing,
publicidad, disertaciones, talleres o desarrollo del potencial de
creatividad individualizada:
info@ideavip.com.ar

Sobre el autor

Marcelo Berenstein: Periodista con más de 20 años profesión. Director de Emprendedores.News, el portal de habla hispana para emprendedores más visitado. Autor del libro “201 Mensajes para Emprender y Liderar”. Conferencista internacional sobre entrepreneurship, liderazgo y motivación

¿Cómo hacer una capacitación en creatividad?


La mejor manera de evitar un problema es conocerlo con anterioridad.
Hoy quisiera advertir algunos de los puntos débiles que ocurren en las empresas cuando se emprenden acciones de capacitación en creatividad: la “ disonancia cognoscitiva”.

Cuando se emprenden acciones de capacitación en creatividad con cualquier tipo de modalidad suelen ocurrir, con una frecuencia regular, situaciones como las que describo a continuación.

El personal se muestra receptivo, abierto, generador de nuestras propuestas. Un espacio de optimismo y apertura se produce en la gente. Como nunca florecen las nuevas ideas, como nunca se siente un flujo de producción intelectual.

Supongamos que la capacitación fue un workshop de dos días.

Finalizada la experiencia, evaluada a todas luces como sobresaliente, llega el momento de la verdad: la vuelta al día a día.

El día a día de formularios, esquemas, rutinas, memorandos. Se produce un contraste entre el nuevo clima de creatividad ( ¡al servicio de la empresa!) y los años y años de tradición esquematizada.

Una de las dos formas no puede sobrevivir. Existe una disonancia total entre lo nuevo y lo viejo. Existe lo que los psicólogos han definido con gran exactitud como “disonancia cognoscitiva”.

Y, aunque a todas luces luzca como una mejor alternativa, suelen triunfar las tradiciones y las iniciativas quedan en un hermoso recuerdo y buenas intenciones.

El asentamiento en las costumbres primitivas se vuelve aún más fuerte.

Pareciera que estuviese desaconsejando las prácticas de capacitación en creatividad. ¿Es que voy en contra de mi propio negocio?

Pues no, solo que es mi deber alertar de determinadas estereotipias.
La solución radica en sostener con distintas acciones en el tiempo la disposición de la empresa de tener entre sus individuos gente con capacidad para elaborar nuevas ideas y llevarlas a la práctica.
Unos consejos, sintetizados en extremo, serían:
a) Poder aplicar en la empresa rápidamente ideas generadas en el workshop.
b) Apoyar intrapreneurs.
c) Ofrecer capacitaciones a intervalos regulares ( los aportes con determinada regularidad afianzan los nuevos caracteres).
d) Enviar señales claras de apoyo a las nuevas ideas.
e) Estimular la aparición de “campeones” para que las ideas no mueran.
f) Sostener desde el discurso, desde la misión y la visión una actitud preactiva hacia la creatividad, pero fundamentalmente sostenerla desde los hechos.

No fue nada fácil para 3M crear una cultura empresarial que aliente personas alineadas con pasión hacia la creatividad. Lo mismo puede decirse de Google, Sony y decenas más.
El aliento y sostén deben ser continuos. Una vez instalado ese anhelo de innovar y de ser siempre diferentes se transforma en una huella corporativa muy difícil de borrar.

Una verdadera capacitación en creatividad debe superar los conocimientos adquiridos, los blasones académicos, los prejuicios intelectuales de las personas hasta llegar a su más profunda inocencia. A un estado donde las preguntas son más importantes que las respuestas.
De esta manera, las nuevas respuestas, vendrán por sí solas.
¿Sufrieron alguna vez de disonancia cognoscitiva en algún tipo de capacitación en su empresa?.
Disponen de algunas herramientas para evitarla. Confíen en ellas.

* Prof. Germán Castaños. Creativo. Consultor en creatividad. www.ideavip.com.ar.
Para diseño creativo de productos o servicios, acciones de marketing, publicidad, disertaciones, talleres o desarrollo del potencial de creatividad individualizada:
info@ideavip.com.ar

Sobre el autor

Marcelo Berenstein: Periodista con más de 20 años profesión. Director de Emprendedores.News, el portal de habla hispana para emprendedores más visitado. Autor del libro “201 Mensajes para Emprender y Liderar”. Conferencista internacional sobre entrepreneurship, liderazgo y motivación

Aún no hay comentarios.

Aún no hay trackbacks.