Los ejecutivos efectivos desarrollan una estrategia y un plan, conocen cuáles son sus objetivos y se mueven hacia ellos, y en forma continua realizan los ajustes necesarios para adecuarse a la realidad con que se encuentran. Esto es lo que se enseña en un escenario local, pero un ejecutivo con Inteligencia Cultural es capaz de hacerlo con la enorme complejidad añadida de diferentes culturas.

Un excelente ejemplo de desarrollo de Inteligencia Cultural es la historia de Microsoft en China. El primer viaje a China de Bill Gates se realizó cuando era CEO de Microsoft en 1980, cuando la compañía ya era una empresa de más de US$60 billones. La historia cuenta que Gates se bajó del avión en jeans azules y un sweater, llevando consigo nada más que una mochila, y que realizó una visita sumamente superficial sin prestar sus respetos hacia la jerarquía política y gubernamental. Por ser la cabeza de una corporación visitante, esto fue visto como una importante ofensa hacia China.

Le llevó a Gates y a Microsoft muchas más visitas para desarrollar la relación exitosa que hoy tienen con China. En el medio, Microsoft padeció extremos sufrimientos en ese país. Nadie refutaba el hecho que el software estaba siendo utilizado en gran cantidad, sin embargo, no mucho del ingreso estaba yendo hacia Microsoft. El software estaba siendo pirateado, y Microsoft y China llegaron a tener una polémica relación mientras la compañía intentaba proteger su propiedad intelectual y buscaba el apoyo del gobierno para que tome medidas severas contra las falsificaciones.

A pesar de los enormes esfuerzos y un gigantesco costo legal, los resultados para Microsoft pasaban casi inadvertidos hasta que reconoció que el verdadero potencial en China se lograría sólo si se asociaban con ese país. Así comenzó a construir importantes laboratorios de investigación y desarrollo local, a contratar a ingenieros chinos en gran cantidad para sus operaciones globales (como también las chinas) y a promover a China como un socio en investigación y desarrollo (R&D). En este punto, equilibrando la ecuación en la relación, el gobierno chino comenzó a ver a la empresa como un socio, y como tal, tomó las medidas necesarias para evitar la proliferación de la piratería. Para China, la relación tenía que ser una situación de “ganar-ganar” con respeto y confianza mutua. No fue sino hasta que Gates y la corporación Microsoft desarrollaron Inteligencia Cultural que descubrieron la oportunidad que China presentaba y comenzaron a construir una relación sumamente rentable y mutuamente beneficial. (Leer artículo de Guanxi, el secreto de las relaciones en China)

Como un ejecutivo con Inteligencia Cultural, puedes darte cuenta que no importa cómo se hace “en casa”. Las personas con Inteligencia Cultural ven el impacto potencial de la cultura en los esfuerzos, reconocen las influencias culturales y las integran dentro del plan. Esto significa que tus herramientas de gestión tienen un encaje universal y pueden funcionar en cualquier parte del mundo.

¿Cuáles han sido los desafíos que has enfrentado en el proceso de internacionalización de tu empresa?

fuente: Marcelo Baudino Iceberg Consulting


Notas relacionadas:

  1. Cómo ser Bill Gates
  2. Videoinspiración: Bill Gates
  3. TEDX: Bill Gates en vivo
  4. ¿Porqué Latinoamérica no ha producido un Bill Gates?
  5. Sin inteligencia cultural no hay efectividad global