Sam Walton transformó su tienda de baratijas de una pequeña ciudad algodonera, en el norte de Arkansas, en la poderosa Wal-Mart la mayor cadena de pequeñas tiendas del mundo. Era un hombre simple, no le gustaba mucho la conversación. Su oficina también era simple y tenía, en la pared, un escrito de Goethe: “Trate a las personas como a usted le gustaría que ellas fuesen, de ese modo usted estará ayudándolas”.

Regla N.º 1: Dedíquese a su negocio. Crea en él más que cualquier persona. Creo haber superado cada una de mis deficiencias personales por la simple pasión por el trabajo. No sé si usted nació con esa pasión pero se puede aprender porque se necesita de ella. Si le gusta su trabajo, usted le dedicará todos los días, y lo hará de la mejor manera, y en poco tiempo todos en su entorno se contagiarán de esa pasión, como una enfermedad.

Regla N.º 2: Divida las ganancias con sus colaboradores, y trátelos como socios. Ellos también lo tratarán como socio, y juntos tendrán un desempeño muy superior a las expectativas. Continúe siendo una empresa y conserve el control, pero compórtese como un líder en una sociedad. Estimule a sus colaboradores y tendrá participación en la compañía. Ofrezca acciones con descuentos y ofrézcalas cuando ellos se jubilen. Fue la mejor cosa que hicimos.

Regla N.º 3: Motive a sus colaboradores. Dinero y prosperidad apenas no bastan. Constantemente, día a día, piense en nuevas maneras y más interesantes de motivar y desafiar a sus colaboradores. Fije metas elevadas, estimule la competición y registre sus desempeños con puntos. Haga apuestas con premios extravagantes. Si eso hacer perder la novedad, haga combinaciones; promueva el cambio de funciones entre gerentes para mantener el desafío. Mantenga todos en suspenso a su próxima idea. No se torne muy previsible.

Regla N.º 4: Comunique todo lo que fuese posible a sus colaboradores. Cuanto más ellos sepan, más comprenderán. Cuanto más comprendan, más se interesarán. Cuanto más se interesen… no van a parar. Si usted no confía en sus auxiliares y no deja que sepan lo que está ocurriendo, ellos sentirán que usted no los considera realmente como socios. Información es poder y lo que usted gana en dar poder a sus colaboradores es mucho más que el riesgo de que esas informaciones lleguen a oídos de su competencia.

Regla N.º 5: Valore todo lo que sus colaboradores hagan por el negocio. El cheque de salario y la opción para la compra de acciones compran un tipo de lealtad. Pero a todos nosotros nos gusta saber cuándo alguien aprecia lo que hacemos por ellos. Nos gusta oír eso con frecuencia, en especial cuando hacemos alguna cosa de la cual realmente nos enorgullecemos. Nada sustituye perfectamente unas pocas palabras de elogio, bien escogidas, sinceras y oportunas. Ellas no cuestan absolutamente nada, y valen una fortuna.

Regla N.º 6: Celebre su éxito. Vea con buen humor sus fracasos. No lo tome muy en serio. Relájese y todos a su alrededor se relajarán. Diviértase. Muestre entusiasmo siempre. Cuando todo falla invente una fantasía y cante una canción boba. Haga que todos canten con usted. Piense en números que sean suyos.Todo eso es más importante y más divertido de lo que usted piensa y realmente engaña a la competencia. “Por qué vamos a tomar en serio a esos locos de WAL-MART”, decían.

Regla N.º 7: Escuche a todos en su compañía y encuentre las formas de hacer que hablen. Las personas en la línea de frente, las que hablan con el cliente, son las únicas que realmente saben lo que está sucediendo allí. Es mejor descubrir lo que ellas saben. Calidad total es eso. Para delegar responsabilidades en su organización, y hacer que las buenas ideas se desarrollen junto con las responsabilidades, usted debe escuchar lo que sus colaboradores y asociados están tratando de decir.

Regla N.º 8: Supere las expectativas de sus clientes. Si lo hace, ellos volverán siempre. Deles lo que quieren y un poco más. Haga que sientan que usted los aprecia. Trate de aprovecharse de todos sus errores y no presente justificaciones. Pida disculpas. Asuma todo lo que hace. Recuerde que las dos palabras más importantes para que el cliente vuelva son: “Satisfacción garantizada”.

Regla N.º 9: Controle sus gastos mejor que su competencia. Es ahí que usted puede encontrar siempre la ventaja competitiva. Durante 25 años de actividades, mucho antes que WALT-MART fuese conocida como la mayor tienda comercial del país, nosotros éramos los primeros del ramo en la menor proporción entre gastos y ventas. Usted puede cometer muchos errores y recuperarse, si tiene una empresa eficiente. O puede ser brillante y cerrar las puertas, si fuera ineficiente.

Regla N.º 10: Nade contra la corriente. Recorra el camino inverso. No tome en cuenta la sabiduría convencional. Si todos están haciéndolo de una manera, hay una buena posibilidad de que usted encuentre su espacio si hace exactamente lo opuesto. Pero esté preparado para ser condenado por mucha gente, que le dirá que está en el camino errado. Creo que, en toda mi vida, lo que oí con más frecuencia fue: Una ciudad con menos de 50.000 habitantes no puede mantener una tienda de ofertas por mucho tiempo.

Fuente: Club de Emprendedores de Paraguay