Una fábrica de sueños fue todo lo que necesitó esta emprendedora para hacer realidad su fábrica de muñecas, ejemplares artesanales que viajan a varias partes del mundo

Desde niña, Cristina Dorsett soñaba con tener su propia empresa, y pudo hacerlo realidad gracias al amor a su trabajo, al gusto por el diseño, a su interés por la calidad y a la dedicación. Hoy es Presidenta de Muñecas Eny, la empresa de sus sueños.

Hubo una vez
El comienzo se dio cuando la emprendedora adquirió, con ahorros propios y préstamos de su familia, una máquina de coser y una mesa para corte. Según cuenta, personalmente eligió y compró las telas, así como los materiales con los que confeccionaría sus primeras muñecas.
Gracias a su experiencia en ventas, a tan sólo ocho meses de haber iniciado su proyecto, Dorsett consiguió su primer cliente importante, Sanborn’s. Para ello utilizó su propio vehículo para la entrega de la mercancía.
Poco a poco fue ganando reconocimiento en el mercado nacional y, a través de su participación en ferias comerciales, consiguió clientes de otros países, dando comienzo a una nueva etapa en la empresa cuando la cadena de tiendas JC Penney, hace seis años, le realizó su primera compra.

No todo es soñar
Muñecas Eny, como cualquier otra Pyme en México, ha padecido la falta de apoyos económicos y administrativos por parte de entidades financieras, gubernamentales y no gubernamentales. Esta situación ha puesto en riesgo la liquidez de la empresa, pues confiada en sus proyectos, Dorsett invirtió en ellos todos sus recursos, tanto materiales como humanos.
Sin embargo, ha esquivado y superado obstáculos y hoy la empresa elabora productos artesanales de gran calidad, para lo que emplea a 50 personas, además de 100 maquiladores de los estados de Michoacán y Oaxaca, principalmente.
Cristina Dorsett ha comprobado que sus muñecas están teniendo gran aceptación en otros países y, aunque apenas están en el proceso de consolidación estructural en cuanto a personal y sistemas operativos sistematizados, ya están exportado a Estados Unidos, El Salvador y Argentina. Próximamente piensan venderle a Francia, Alemania, España e Italia, en donde la muñeca Frida ha tenido gran impacto, con lo que espera vender al exterior 70% de su producción en un año y elevarlo a 80% en dos años.

De México para el mundo
La muñeca Frida Kahlo es para Cristina Dorsett uno más de sus sueños hecho realidad, pues desde hace tres años comenzó a fabricar muñecas con alusión a la pintora.
Sin embargo, fue hasta hace un año cuando la familia de la artista y la emprendedora pudieron conjuntar esfuerzos para firmar una licencia por cinco años en la que se comprometen a manufacturar 70 mil muñecas al año, con un costo promedio de USD$250 por pieza.
Para realizar el proyecto, contrataron al escultor José Guadalupe Barrios, contemporáneo de Diego Rivera, para que plasmara el rostro exacto de la pintora; la vestimenta y la joyería también son copia fiel de las que Kahlo usaba, lo cual es un trabajo que corre a cargo de artesanos mexicanos.

Un plus cultural
El objetivo de Dorsett es llevar un pedacito de México a todo el mundo, por lo que decidió imprimir un valor agregado a su muñeca, acompañándola de música representativa del país, con un disco de la Sociedad Filarmónica de la Ciudad de México, y un libro que narra la vida de la artista, escrito por Isolda Kahlo, sobrina de Frida.
El trabajo de la empresaria fue valorado a nivel internacional, al ser una de las 10 empresas nominadas en el Concurso de Innovación en la Feria del Juguete en Nuremberg, Alemania. Además de brindarle tributo al icono mexicano de mayor reconocimiento internacional, la emprendedora también es embajadora de la cultura mexicana, pues para el año 2007, cuando se cumplen 100 años del nacimiento de Frida Kahlo, habrá diversos eventos a nivel mundial en homenaje a la artista. Dorsett planea participar con el lanzamiento de una edición especial, limitada, con joyería de oro y olinalá, además de un vestuario único que tendrá la participación de artesanos y con materiales 100% mexicanos.

Crecimiento internacional
Para Muñecas Eny y Cristina Dorsett, la meta no termina con la muñeca Frida Kahlo. El objetivo es desarrollar para su línea de productos el proyecto Las Muñecas del Mundo, que es similar al de Las Muñecas Regionales, con el que han alcanzado las mayores ventas en el mercado de exportación.
Cristina Dorsett recomienda a los empresarios que persigan sus sueños hasta lograrlos. Y en especial manda un mensaje a todas las mujeres: "No claudiquen, aprovechen la fuerza que todas llevamos dentro, así como la externa y mental para ser exitosas".

Fuente: soyentrepreneur.com


Notas relacionadas:

  1. Un millón de ideas para cambiar el mundo
  2. Mottainai: sabiduría ancestral japonesa para el mundo de hoy
  3. El MBA de IE BUSINESS SCHOOL, 3º del mundo para directivos latinoamericanos
  4. 5 consejos para ser extraordinario en un mundo común y corriente
  5. MODA FREAK: Vestidos para refugiarte del mundo